Cabezas para cama individual

"> Las cabeceras de cama individual al servicio del diseño.

Aunque la cama individual, a diferencia del doble, ocupa un espacio relativamente pequeño en la economía del mobiliario del hogar, las cabeceras de cama individual son el elemento perfecto capaz de mejorarlo y darle nueva vida.

En el mercado puede encontrar diversas soluciones y diversos materiales para elegir, según los gustos y las necesidades.

Por ejemplo, puede optar por cabeceros de madera, en color natural o teñidos con un solo color, o pintados con varios patrones y formas geométricas o florales.

Para un mobiliario más minimalista y moderno, o simplemente para aquellos que aman la tela, hay modelos acolchados o acolchados. Esta solución es perfecta para aquellos que no quieren renunciar a la suavidad incluso en su cabecera, o desean crear combinaciones de colores efectivas entre la tela y la tapicería en la habitación.

Si hay dos camas en la habitación, inoltas, las cabeceras son solo el elemento capaz de unirlas y dar una apariencia más unificada a toda la habitación.

Una solución muy original puede ser decorar las dos camas con cabeceros de colores opuestos: por ejemplo, una con sábana y cabecero blanco y estructura negra, y una, viceversa, con sábana negra y cabecero blanco. Un cromático recuerda el Yin y el Yang capaz de crear un efecto realmente llamativo, con unos pocos movimientos simples.

Cómo mejorar los espacios

Uno de los problemas que más aflige a los aficionados de los muebles para el hogar es el espacio que nuestra habitación pone a nuestra disposición. Dependiendo de las habitaciones, de hecho podemos encontrarnos frente a inmensos espacios que dejan un gran vacío de muebles, o espacios más íntimos y pequeños, en los cuales cabeceras demasiado amplias pondrían en peligro el conjunto.

Para el primer caso, es decir, para espacios amplios y aireados, los cabeceros de cama individual pueden convertirse en verdaderos paneles artísticos. Además de los tipos más clásicos, con formas cuadradas o con bordes redondeados, también puedes encontrar diseños muy artísticos y extendidos en altura. Por ejemplo, los modelos de madera son muy interesantes, reproduciendo ingeniosos entretejidos de ramas, colocándose en la cama como un árbol real que emerge de arriba de la almohada, y rodea la posición dormida de un marco incrustado y precioso.

Ideas originales

Otra solución muy original, son las cabeceras que consisten en grandes paneles multicolores, muy grandes en altura en comparación con los cabeceros normales. Incluso pueden alcanzar casi el techo, en resumen, mediante cabeceros-frescos.

Para aquellos que necesitan navegar en un espacio más pequeño, las soluciones se adaptan más fácilmente a estas necesidades. Se los puede encontrar minimalistas, bajos y sobrios, con un toque de originalidad dado por su forma asimétrica.

Por ejemplo, hay modelos más altos en un lado y más bajos en el otro, que usan diseños no convencionales, para distinguir con estilo, sin apelmazar la pared o el espacio circundante.

Cabeceros para camas individuales: soluciones para los más pequeños

La apariencia de una cama puede tener un gran impacto en nuestro deseo de acostarnos. Esto es especialmente cierto para los más pequeños, por lo que dormir es a menudo equivalente a la tortura. Las cabeceras de cama individual pueden reservar sorpresas muy creativas para nuestros niños, adoptando formas que recuerdan imágenes juguetonas o grabados del mundo de los dibujos animados y los cómics. Si la habitación tiene dos o más camas, las cabeceras se pueden combinar entre sí o personalizar. Por ejemplo, elija tonos azules para el niño y rosados ​​para la niña, pero según el mismo estilo y el mismo material. Si elige modelos rectangulares e iguales en su lugar, puede combinar las dos camas para hacer una única para nuestros niños. Una solución versátil y divertida.