Cabecera para cama tapizada

Las formas y el diseño del gusto de la cama tapizada

La cabecera de la cama tapizada es la solución de mobiliario para tu habitación que muchos prefieren hoy en día en comparación con las cabeceras de madera, que son más clásicas y tradicionales.

La peculiaridad es, de hecho, la de poder presentarse en diferentes formas y tamaños, que van desde la escuadra clásica de los cabeceros, hasta los diseños originales y el diseño más cautivador.

Incluso para aquellos que aman una estructura clásica, pero no quieren renunciar a su toque personal, las cabeceras acolchadas reservan una preciosa sorpresa.

Esta es la posibilidad de hacerlos fácilmente a través de un fácil hágalo usted mismo: simplemente tome un panel de madera del tamaño deseado, rellene con una lámina de espuma que tenga las mismas dimensiones. Finalmente, simplemente cúbralo con el material favorito y tendrá su modelo personalizado y personalizado.

Modelos y variantes

Encontrar este tipo de cabecera en el mercado ahora es fácil, y muchos profesionales de la industria nos ponen por delante de una amplia gama de variaciones para elegir.

La forma de este tipo de cabecera que es más apreciada y adecuada para cualquier tipo de mobiliario, es precisamente esa rectangular, que se coloca simplemente detrás de nuestros cojines, y que se muestra por un tramo que sobresale por encima de ellos. El diseño clásico de este tipo de cabeceras lo hace adecuado tanto para camas dobles de aspecto juvenil como para minimalistas, camas gemelas o camas gemelas para niños. El relleno también garantiza la ausencia de partes duras o bordes, y protege, además de ofrecer un impacto estético de gran valor.

Consejos simples para elegir colores

La característica principal de los cabezales de cama tapizados es la de estar constituido, como un material dominante externamente, solo de la tela.

Después de haber optado por la forma que mejor se adapte a los otros elementos de decoración, será necesario elegir el color que mejor mejore nuestros espacios.

Para aquellos que quieren combinar los cabeceros con un dormitorio donde la madera domina soberana, los colores del crayón, no necesariamente el color sólido, serán más adecuados.

Sin atrevernos a imprimir con un impacto demasiado futurista, podríamos optar por decoraciones florales capaces de embellecer nuestras cabeceras acolchadas.

Incluso los garabatos y las formas abstractas, siempre que se combinen en los tonos correctos, pueden crear un efecto agradable. Para evitar colores demasiado brillantes, a menos que recuerden con un juego de colores otros elementos de decoración presentes en la sala.

Pero este tipo de cabecera también puede ser un recurso valioso para aquellos que quieren revivir un ambiente en sí mismo demasiado monótono o frío.

Por ejemplo, en una pared blanca que parece demasiado poco atractiva, puede elegir los colores más brillantes, incluso si son monótonos.

Particularmente sugerente es la elección de elegir modelos con dos colores predominantes, entrelazados en garabatos abstractos y sin un diseño bien definido, que recuerden todos los colores de una pintura o una impresión colgada en la pared.

Una elección que con pequeños movimientos creará un espacio mucho más unitario, y al mismo tiempo artístico y atractivo.

Cabecero para cama tapizada: la revolución de las telas

Al ser una parte fundamental de la cabecera de la cama tapizada, la tela debe elegirse con cuidado y conocimiento de la causa, y será muy útil conocer los diferentes materiales que el mercado nos ofrece.

En primer lugar, es necesario distinguir entre tela extraíble o tela fija. Este último no se puede extraer y, por lo tanto, será más difícil de lavar o renovar según las necesidades.

Para las cabeceras se usa principalmente algodón, que también puede dar vida al romántico efecto acolchado. El algodón es el tejido más utilizado en el mobiliario, y gracias a su resistencia y propiedades económicas no presenta ningún tipo de contraindicación. Para aquellos que quieren más pruebas "agresivas", el tejido de ecopiel también está disponible.

Es aconsejable confiar en materiales resistentes al fuego que sean fáciles de limpiar, para garantizar la máxima habitabilidad.