Barandillas de la escalera interna

Barandillas de hierro forjado interno

Cuando las barandillas internas de la escalera están hechas de hierro forjado, la elegancia del entorno en el que se encuentran se verá enormemente mejorada. Las barandillas de hierro se utilizan como escaleras de acabado, mientras que al mismo tiempo proporcionan una función de soporte y seguridad. La ventaja que ofrecen estas estructuras consiste en su considerable fuerza que permite combinar un grado de seguridad justo con la sofisticación y elegancia de los motivos de la barandilla. Por otro lado, la obligación de volver a pintar periódicamente las barandillas para protegerlas del óxido es un factor que no debe subestimarse al elegirlas. Las tipologías propuestas por las empresas del sector son innumerables, tanto en lo que se refiere a las morfologías como a las dimensiones. Hay decoraciones curvilíneas, púas, esferas u otras geometrías para embellecer toda la estructura. Pero, ¿cuáles son los factores a considerar al elegir las barandillas? Uno de los más importantes es el tipo de material utilizado. A diferencia de otros materiales, como el aluminio, una barandilla de hierro forjado tiene una estructura maciza e indeformable, gracias al peso específico del metal. El hierro forjado también cuenta con una belleza natural que lo convierte en una parte integral del medio ambiente.

Barandillas de madera para escaleras internas

Las barandillas internas de la escalera de madera pueden dar un toque acogedor y personal al entorno de vida, transmitiendo una sensación de calidez y hospitalidad. Se combinan, por supuesto, con escaleras de madera, pero también están bien con escaleras de cualquier otro material. Son barandillas robustas y resistentes cuando están garantizadas por la calidad de los materiales utilizados y por una tecnología de producción de vanguardia utilizada por las mejores empresas del sector.

A menudo nacen en colaboración con diseñadores exitosos: aquí está la aparición de líneas sobrias y esenciales, o sinuosas y elaboradas, capaces de personalizar y dar granito a cualquier área de la casa. Pero incluso las barandillas de madera con tallas y tracería, que se encuentran en casas clásicas, también son muy populares. La teca, el wengé, el doussié, el roble, el iroko, el haya y el nogal son las esencias más extendidas que se trabajan, moldean y transforman por manos expertas de artesanos, en una amplia gama de modelos que se pueden adaptar a cualquier tipo de paso. Todas las barandas y peldaños se construyen y montan de acuerdo con las normas de seguridad vigentes, y están acabados con barnices de poliuretano antiarañazos especiales que permiten la protección total de la madera contra el desgaste y el óxido.

Barandillas para escaleras internas modernas

Las barandillas internas de la escalera son un verdadero mueble. Fácilmente adaptables al estilo de la casa, ofrecen una contribución notable en términos de estética. Los más modernos, como el de la imagen, son a menudo de diseño y le dan al entorno un impulso creativo inigualable. Sin embargo, es bueno no comparar simplemente los precios de las diversas ofertas. Al elegirlo también es fundamental tener en cuenta la experiencia adquirida por diversas empresas del sector y no descuidar la garantía después de la instalación que cada una de ellas ofrece. Debe solicitar información precisa y cualquier aclaración para elegir la estructura que mejor se adapte a sus necesidades y le garantice una alta calidad. Si su dinero es limitado, puede comprar básculas en tiendas de bricolaje, incluso si tiene que renunciar a la originalidad del producto, ya que se venden barandas en serie, pero puede ahorrar mucho dinero. dinero. Sin embargo, el toque moderno está garantizado.

Barandillas de vidrio para escaleras internas

El hierro se ha utilizado principalmente para instalar las barandillas internas de la escalera. Sin embargo, las dificultades de mantenimiento, la dificultad de encontrar artesanos adecuados a las necesidades del caso y el peso excesivo a menudo han llevado a muchos usuarios a optar por materiales alternativos como el vidrio, que por el contrario ofrece beneficios tales como mantenimiento limitado, facilidad de instalación, simplicidad de inserción también en contextos clásicos. El vidrio que constituye la barandilla generalmente está templado y laminado con un grosor de 24 mm. o 20 mm. y es posible obtener un acabado satinado extra claro, flotante, grabado al ácido o coloreado. El acero inoxidable utilizado en los sistemas de barandillas de vidrio es del tipo AISI 304 con un acabado brillante o satinado. Las barandillas con vidrio estructural se pueden fijar al suelo por medio de un riel Aisi 304 de acero inoxidable o lateralmente con pernos de fijación de acero inoxidable: son agradables a la vista, dan una sensación de transparencia y brillo, hacen que las escalas

a inimitable y original y seguro. Sin embargo, deben limpiarse a menudo, para preservar su brillantez. Editado por Elena Marzorati