La renovación funciona en casa

Trabaja en casa

A los italianos les encanta cuidar el universo doméstico, vivir en un departamento bien organizado, lo más cómodo posible y capaz de reflejar su gusto por el estilo. La prueba proviene de los números: en los últimos seis meses de 2015, se gastaron 2.398 euros para llevar a cabo renovaciones en el hogar. Un mercado que representa el 2% del PIB, producto interno bruto. Además, el llamado "barómetro de servicios a los hogares" ofrece información interesante, diseñada con el objetivo de medir realmente el estado del mercado de los servicios relacionados con el hogar y analizar su evolución. Bueno, si por un lado la casa de la propiedad sigue siendo un deseo y un objetivo común (el 75% de los italianos son dueños de la casa en la que viven), por otro lado estamos dispuestos a gastar incluso cifras significativas para adaptarlo a necesidades individuales para los miembros de la familia. Y no importa cuántos sacrificios sean necesarios. Pero vamos a entrar en más detalles. Los 1000 sujetos entre las edades de 30 y 65 seleccionados para participar en la investigación, que residen en las principales ciudades italianas, respondieron preguntas sobre el cuidado del hogar, el trabajo a realizar y los métodos por los cuales se buscan profesionales. la dependencia. Los datos obtenidos mostraron la importancia del rol de la web en un contexto similar. El boca a boca entre amigos y conocidos ha perdido su atractivo: ahora puede encontrar la empresa adecuada y elegir a los expertos navegando en línea. Mirando los sitios, leyendo comentarios, opiniones y opiniones de otros usuarios. El 89% de los entrevistados lee reseñas en línea, el 59% admite estar fuertemente influenciado. No solo eso: 2 de cada 3 encuestados dijeron que invertirán una cantidad igual o superior a la gastada en 2015 el próximo año.

Trabajos de renovación

También en lo que respecta al trabajo en el hogar, el hacerlo tú mismo no es un camino muy ocupado. El 64% prefiere delegar y recurrir a expertos en el campo para estar seguro del resultado, el 26% cree que esta es una solución más conveniente, otro 26% simplemente no puede proceder de manera independiente, el 18% no tiene del tiempo que lleva dedicarse a la reestructuración y el 8% admite que sin la intervención de una empresa, el trabajo nunca se llevaría a cabo. Y hablando de las intervenciones, aquí está el desglose entre los diferentes sectores: en el 27.4% de los casos hay una pintura interna / externa, en el 18% se decide renovar el baño, en el 13.7% es necesario llevar a cabo caldera, en 13% de los casos las puertas o ventanas se cambian o mejoran de alguna manera. Solo en el 12.9% de los casos enfrentamos una renovación del local, en el 6.1% optamos por las operaciones de jardinería. Otras intervenciones cubren un pequeño 5.7%.

Renovación del hogar: Deducción del trabajo de renovación

The Inland Revenue ha publicado en su sitio web una guía interesante sobre renovaciones de edificios y desgravaciones fiscales relacionadas. Entre las medidas más recientes (enero de 2016) notamos inmediatamente la extensión de la mayor deducción de IRPEF para los costos de reestructuración, la facilitación para la compra de muebles y electrodomésticos, la mayor deducción (IRPEF y IES) para intervenciones en edificios en zonas sísmicas de alto riesgo y la deducción de Irpef para la compra de edificios renovados. La deducción fiscal de los gastos de obras de renovación se rige por el art. 16-bis del Decreto Presidencial 917/86; desde el 1 de enero de 2012, la instalación se hizo permanente mediante el Decreto Ley no. 201/2011 e incluido entre los cargos deducibles del IRPEF. La deducción es igual al 36% de los gastos incurridos, hasta un monto máximo de 48, 000 euros por unidad de bienes raíces. Sin embargo, para los gastos incurridos entre el 26 de junio de 2012 y el 30 de junio de 2013, la medida de deducción se elevó al 50% y el monto máximo de los gastos elegibles se estableció en € 96, 000. Además, la Ley de Estabilidad 2016 amplió hasta el 31 de diciembre de 2016 la posibilidad de aprovechar la mayor deducción (50%), confirmando el límite máximo de gasto de 96.000 euros. A partir del 1 de enero de 2017, la deducción volverá a la medida ordinaria del 36% y al límite de 48.000 euros por unidad inmobiliaria. La Ley de estabilidad de 2016 también prorrogó la deducción del 50% por la compra de muebles y electrodomésticos grandes de una clase no inferior a A + (A para hornos) destinada a amueblar edificios sujetos a reestructuración. Los gastos registrados e incurridos desde el 6 de junio de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2016 son deducibles, el importe total no debe superar los 10.000 euros y 10 pagos anuales del mismo importe. Finalmente, hasta el 31 de diciembre de 2016, se prevé una deducción mayor para los costos relacionados con medidas a prueba de terremotos en edificios ubicados en áreas sísmicas de alto riesgo, si se utilizan como viviendas principales o actividades productivas. La deducción es igual al 65% de los gastos realizados desde el 4 de agosto de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2016. El monto máximo de los gastos permitidos descontados es de 96, 000 euros. La facilitación puede ser solicitada por los gastos incurridos durante el año y debe ser dividida entre todas las materias que han sostenido los gastos y que tienen derecho a la deducción.