Insonorizada una habitación

Sala de insonorización

El problema del ruido molesto continuamente socava la paz entre vecinos e inquilinos. No solo es desagradable para quienes se ven obligados a escucharlos, sino que también es desagradable para aquellos que no quieren hacer públicas las actividades diarias y se ven obligados a prestar atención a cómo se mueve y al volumen de dispositivos electrónicos.

Los entornos de insonorización son a menudo un remedio no vinculante, tanto económicamente como en términos de tiempo, y que resuelven el problema permanentemente.

Por insonorización nos referimos al conjunto de procesos que concurren para aislar acústicamente un lugar. El control de sonido puede ser parcial, amortiguando parcialmente el ruido o total. Puede aislar un lugar evitando que ingrese ruido (como en el caso de las ventanas reforzadas) o que salga (que cubre el techo, el piso y las paredes). A menudo recurrimos a la compra de cabinas insonorizadas adecuadas para salas de ensayo con espacio limitado disponible.

Para hacer sonar una habitación correctamente, es necesario cumplir con algunas leyes físicas que regulan la propagación de las ondas de sonido y elegir los materiales adecuados.

Insonorización de una habitación: materiales y soluciones para insonorizar una habitación

Crear un entorno insonorizado es fácil y hay muchas soluciones para cada presupuesto.

El material más barato está hecho de cajas vacías de huevos, cajas de cartón. Se definen como excelentes aislantes para interiores, un poco menos para evitar que el sonido salga y sea percibido afuera.

Otro método de bajo costo es cubrir las paredes de la habitación con paneles de corcho o poliestireno. Son materiales ligeros y fácilmente disponibles, pero el resultado es limitado.

Tomando un ejemplo de las soluciones utilizadas por los cines y teatros, se puede pensar en rodear el perímetro de la habitación con pesadas cortinas que crean un entorno aislado sin causar ondas acústicas.

Uno de los principios fundamentales es aumentar el volumen y el grosor de las paredes. Con el desarrollo de nuevos materiales y tecnologías, es posible obtener un buen resultado incluso con paneles no muy profundos. Se puede hacer con diferentes materiales que absorben el sonido. Estos se utilizan en el sector de la construcción y la arquitectura y, como dice la palabra, absorben el sonido, modifican su trayectoria y modulan la reverberación. Se llaman compuestos porosos, que luego dejan entrar la ola, pero no se apagan.

Este tipo de productos se divide en dos categorías principales: materiales fibrosos de absorción de sonido y materiales de absorción de sonido de células abiertas.

Los primeros son los más comunes y económicos: lana de vidrio, lana de roca, corcho, virutas de madera, cortinas, alfombras y alfombras. Estos últimos son menos conocidos pero igualmente efectivos: arcilla expandida, perlita expandida, vermiculita expandida, melamina expandida y poliuretano expandido.

Los materiales que absorben el sonido a menudo se usan junto con materiales aislantes del sonido para garantizar un mejor rendimiento.

Para este último vale la ley según la cual una superficie es más aislante del sonido cuanto mayor sea su peso específico. En este sentido, los elementos naturales como el plomo y el caucho (usualmente preferidos al anterior) serán útiles.

Muchos fabricantes tienden a combinar estos dos materiales, combinándolos con los que absorben el sonido y creando paneles o cojinetes tipo sándwich.