Cómo hacer un detergente para lavavajillas "hágalo usted mismo"

Por qué elegir un detergente "hágalo usted mismo"

Todos estamos acostumbrados a comprar detergente directamente del supermercado, ahorrándonos un tiempo precioso. Sin embargo, hay varias razones por las que un detergente "hágalo usted mismo" podría ser mucho más económico que las pastillas y detergentes líquidos disponibles comercialmente. Por lo general, tendemos a pensar que un producto comprado en el supermercado es más efectivo contra la suciedad, pero este no es siempre el caso. Los elementos naturales, gracias también a su concentración, pueden llegar a ser aún más decisivos que las fórmulas químicas habituales contenidas en los detergentes comerciales. El detergente para lavavajillas "hágalo usted mismo" también es una excelente opción para quienes se preocupan por los problemas medioambientales y desean utilizar productos que no dañen el ecosistema tanto como sea posible.

Los ingredientes utilizados para hacerlo en casa son todos de origen natural y no son perjudiciales para el medio ambiente: entre ellos encontramos el limón, el bicarbonato de sodio y el ácido cítrico. Sin embargo, este no es el único beneficio de usar un detergente para lavavajillas hecho por usted mismo. Los ingredientes necesarios, siendo todos de fácil acceso, de hecho son baratos.

Evitar comprar un detergente comercial podría ser una excelente decisión para nuestros bolsillos. Además, al evitar los residuos químicos en las placas, los cubiertos y el péndulo, el detergente casero también es la solución perfecta para aquellos que cuidan su salud. Prefieren evitar la exposición a sustancias químicas que a la larga podrían ser muy dañinas.

Cómo hacer un detergente "hágalo usted mismo"

El limón es uno de los productos más utilizados y efectivos para crear un detergente capaz de eliminar incluso las manchas más resistentes. Simplemente obtenga dos limones frescos, 250 ml de agua, 100 gramos de sal y 150 ml de vinagre blanco. Los limones se cortan en pedazos y, después de agregar el agua, se mezclan bien. Luego puede agregar el vinagre y la sal, luego proceder a mezclar nuevamente hasta obtener una mezcla líquida. El producto final no debe contener residuos como cáscaras de limón o granos de sal visibles. Después de verterlo en un recipiente de vidrio o plástico, el detergente de limón se puede guardar de forma segura durante unos meses.

Solo es importante tener cuidado de no exponerlo a cambios bruscos de temperatura. Cada lavado no requerirá más de tres o cuatro cucharadas. En lugar de limones, también es posible usar ácido cítrico directamente, que se puede encontrar fácilmente en las tiendas. En este caso, será necesario mezclar 15 gramos de ácido cítrico por cada 100 gramos de agua. La fórmula así compuesta se vertirá directamente en la bandeja de ayuda al enjuague.

Además de limón, también se puede usar bicarbonato de sodio. Simplemente mezcle un vaso de bicarbonato con medio vaso de jabón líquido de Marsella para aumentar su efectividad. Obviamente, es posible usar cantidades aún mayores, pero siempre debemos tener cuidado de usar una cantidad doble de bicarbonato en comparación con la del jabón líquido.

Cómo hacer un detergente para lavar platos de bricolaje: cómo hacer tabletas de bricolaje

Para hacer tabletas efectivas contra la suciedad, deberá proporcionar algunos ingredientes esenciales fácilmente disponibles, es decir, dos cucharadas de jabón líquido de Marsella, 350 gramos de bicarbonato de sodio, 20 gotas de extracto concentrado de limón o, alternativamente, naranja y agua, posiblemente desmineralizada.

Tienes que verter el jabón, el bicarbonato y el aceite esencial en un recipiente, mezclándolos bien. El agua debe agregarse gradualmente para obtener una masa uniforme y espesa. En este punto, simplemente vierta el líquido en los moldes de hielo de silicona. Pero tenga cuidado: los moldes no deben colocarse en el congelador, sino que deben dejarse a temperatura ambiente. De hecho, en unas pocas horas, la mezcla se secará y se solidificará.

De este modo, podremos aprovechar nuestras tabletas de bricolaje que combinarán la efectividad del ácido cítrico derivado del limón con la función de desengrasar el bicarbonato de sodio. Las tabletas "hágalo usted mismo" basadas en estos dos elementos son la alternativa eco-compatible más adecuada tanto por la practicidad como por la eficacia en la eliminación de residuos de alimentos. Las tabletas también se pueden almacenar durante un tiempo prolongado en pequeños recipientes de vidrio sin que su efectividad pierda intensidad durante los meses.