Centro de mesa navideño, la elegancia de las fiestas

Cómo embellecer la mesa con una pieza central de Navidad

Nos acercamos a las fiestas y no podemos dejar de pensar en la preparación de la mesa navideña, para embellecer y enriquecer con un centro de mesa navideño.Tante y diferentes posibilidades solo para elegir de acuerdo a nuestros gustos y nuestras necesidades: hay algunos ama el estilo rústico, que el clásico es el moderno, pero lo fundamental es prestar atención al tamaño. De hecho, si tenemos un espacio pequeño con una mesa que no es demasiado grande para acomodar a más comensales, la mejor solución es inclinarse hacia algo muy lineal y desarrollado en altura. Por ejemplo, un jarrón de cristal muy adecuado y elegante del estilo que preferimos estrecho y alto, en el que insertar un trío de ramas de carnicero atadas en la parte superior con un lazo de satén notable de altura media en el color que preferimos entre los clásicos de Navidad: rojo, verde, dorado, plateado o azul, quizás también teniendo en cuenta el color predominante en la mesa.

La pieza central de Navidad para ser comido

Si en cambio hay poco espacio y no tenemos la posibilidad de insertar un jarrón, tendremos que inclinarnos hacia una solución mucho más práctica, pero no menos hermosa: un centro de mesa de Navidad para comer. Un aperitivo tal vez, para abrir el baile y dar comienzo al tan esperado almuerzo. Pero, ¿cómo lo logras? Hay muchas maneras y muchos alimentos que pueden hacer esto, como el uso de un panettone gourmet para rellenar y decorar con estilo con los colores de la fiesta. Alternativamente, también el uso de frutas y nueces, con perfumes y Los aromas de especias pueden ayudarnos a hacer una pieza central de todos los alimentos para nuestro almuerzo de Navidad.

Centro de mesa navideño, la elegancia de las fiestas: la naturaleza en el centro de mesa navideño

Cuando hablamos de naturaleza sobre la pieza central de Navidad, solo podemos hablar sobre nueces, conos de pino, plantas clásicas que representan esta fiesta como la escoba de carnicero, y muchas cintas de satén de tema de color. Podemos hacer una pequeña decoración de apoyo hecha con un platillo del color neutro sobre el que basaremos nuestra composición.

Tomemos algunas piñas, la escoba de carnicero, algunas nueces y una cinta de satén alta, roja. Mostramos la escoba de carnicero para que sea un manojo, con formas no demasiado alargadas.

Con pegamento caliente, arreglamos dos conos de pino y algunas nueces en la base, deteniéndolo todo con la cinta y un lazo grande.

Inserta una vela roja con un cilindro no demasiado alto, en el medio de la composición y listo.